contador gratis Afirman que el Reino Unido desplegó armamento nuclear en la Guerra de Malvinas - Periodista 360
  • Inicio
  • >
  • Mundo
  • >
  • Afirman que el Reino Unido desplegó armamento nuclear en la Guerra de Malvinas

Afirman que el Reino Unido desplegó armamento nuclear en la Guerra de Malvinas

  • por Tomás Michi
  • 3 de enero, 2022

Este lunes, salió a la luz información que compromete al país europeo. Luego de la publicación de archivos del Ministerio de Defensa británico, se conoció que desplegaron durante el combate bélico «bombas nucleares de profundidad». 

Información publicada en TN. 

Tras la publicación de archivos del Ministerio de Defensa británico, a partir de la desclasificación de los Archivos Nacionales, y posteriormente replicados por el sitio declassifieduk.org, se conoció que los británicos desplegaron armas nucleares durante la Guerra de Malvinas. La presencia de estos armamentos causó pánico entre los funcionarios en Londres cuando se dieron cuenta de los daños, tanto físicos como políticos, que podrían haber causado.

Según informa TN, un acta del Ministerio de Defensa británico, con fecha del 6 de abril de 1982, se refirió a la “gran preocupación” de que algunas de las “bombas nucleares de profundidad” pudieran “perderse o dañarse y el hecho se hiciera público”. El texto agregó: “Las repercusiones internacionales de tal incidente podrían ser muy dañinas”.

En ese sentido, el funcionario, cuya identificación se desconoce, escribió en el acta: “El secretario de Estado (John Nott) deseará continuar con la práctica establecida desde hace mucho tiempo de negarse a comentar sobre la presencia o ausencia de armas nucleares del Reino Unido en un lugar determinado y en un momento determinado”.

De acuerdo a los documentos, el envío de armamento nuclear causó disputas entre los Ministerios de Defensa y de Relaciones Exteriores: el Foreing Office le pidió a Defensa que “desarmara” las armas, pero la Marina se negó a hacerlo. Es por esto que el Ministerio de Defensa tomó nota de los principales argumentos a favor de mantener las armas a bordo de los buques de guerra enviados a las Malvinas.

El Ministerio de Defensa británico sostuvo que “en caso de tensión u hostilidades entre nosotros y la Unión Soviética al mismo tiempo que la ´Operation Corporate´ (Operación Corporativa, el nombre en clave dado al plan bélico), la capacidad militar de nuestros buques de guerra se reduciría drásticamente”, según uno de los archivos desclasificados citados en el reporte.

De acuerdo a otro de los documentos que fueros desclasificados, existió el riesgo de una “explosión de tipo bomba atómica” durante el conflicto. Incluso, una situación de este tipo podría provocar hasta 50 “muertes adicionales” por cáncer.

Además, según los archivos, la Marina británica rechazó un plan para descargar las armas nucleares en la base británica en la isla Ascensión, en el Océano Atlántico Sur. El argumento fue que retrasaría el paso del grupo de trabajo a las Malvinas y que la operación no se mantendría en secreto.

Entones, las armas fueron transferidas de las fragatas y destructores a los portaaviones más grandes, el HMS Hermes y el HMS Invincible. Allí podrían estar mejor protegidas.

Según el archivo, a mediados de mayo de 1982 el Hermes tenía 18 armas nucleares a bordo y el Invencible 12, mientras que el buque auxiliar de la Flota Real, Regent, tenía una.

Los buques estaban dentro de la “zona de exclusión total” impuesta por Gran Bretaña alrededor de las Islas Malvinas, de acuerdo a los documentos. El archivo no dice si se trató de rondas de vigilancia “inertes” utilizadas para monitorear el “desgaste de las armas”, como expresó el académico Lawrence Freedman en su Historia Oficial de la Campaña de las Malvinas, publicada en 2005.

Además, se utilizaron rondas de vigilancia y entrenamiento para probar las cargas de profundidad y ver cómo funcionarían. Eran idénticas a las armas activas, excepto que el material fisionable fue reemplazado por uranio empobrecido y sustancias inertes, según el sitio declassifieduk.org.

Pero incluso esta situación causó alarma en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Su principal funcionario, Antony Ackland, escribió a su homólogo en el Ministerio de Defensa, Frank Cooper: “Me alegré mucho de tener su confirmación de que el HMS Sheffield no llevaba una bala inerte cuando fue alcanzada”.

El destructor se hundió el 10 de mayo de 1982 tras ser atacado por un misil argentino Exocet seis días antes. La Cancillería británica también se mostró preocupada por la presencia de armas nucleares por el Tratado de Tlatelolco de 1967 que estableció una zona libre de armas nucleares en América Latina y las aguas circundantes, incluidas las Malvinas.

Según Freedman, la expremier Margaret Thatcher insistió en que ningún buque con armas nucleares entraría en las aguas territoriales de tres millas alrededor de las Malvinas, lo que constituiría una “posible violación” del tratado de Tlatelolco. El Ministerio de Defensa admitió en 2003 que los barcos británicos del grupo de trabajo llevaban armas nucleares y que un contenedor de armas había sido dañado.

Información de TN.

4D Producciones

Estado del Tránsito