contador gratis Laurencio Adot y un regreso a la pantalla pura emoción | Periodista 360

Laurencio Adot y un regreso a la pantalla pura emoción

  • por Periodista 360
  • 10 de abril, 2019

Momentos de gran emoción se vivieron en Corte y Confección con la presencia del modisto luego de lo que fue el ACV que sufrió el año pasado. Invitada al programa, Denise Dumas no contuvo las lágrimas. 


Finalmente pudimos volver a ver a Laurencio Adot en su salsa, la moda, ahí es donde todas las famosas lo eligen y es considerado uno de los modistos más importantes del país. Corte y Confección, es uno de los programas más fuertes de la tarde en televisión y tiene un formato más que atractivo, tan atractivo que el propio Laurencio Adot se manifestó fan del ciclo que produce la productora de Marcelo Tinelli. Lo cierto es que la edición de ayer, no fue un programa más. La presencia de Laurencio Adot en Corte y Confección despertó la emoción del panel, los concursantes y los invitados presentes, luego de que el diseñador reapareciera en televisión a siete meses de su ACV.

Emocionado, Adot tomó la palabra: «Vamos a contarle a la gente que yo hace siete meses tuve un ACV y estoy por primera vez en televisión hablando, después de mucho tiempo. Cuando me dijeron Corte y confección, pensé ‘ahí estoy’. La pasión que todos ellos sienten (los participantes), yo la conozco. Es una sola y la lleva adentro. Es carne».  Más tarde, Laurencio explicó los motivos que desencadenaron su problema de salud: «Fue una vida muy exigida, por eso tuve el ACV. Tuvo que ver con el estrés y los nervios. Hay que cuidarse porque uno de cada tres argentinos tiene un ACV. Que piensen en Cerati, tuve mucha suerte de volver, y de volver bien. Y tengo que dar el ejemplo». «Hoy les voy a decir a los chicos que no hagan vestidos de noche, si no que logren un sueño. Todo se puede. Yo vendo eso, la idea de que el sueño de una mujer se pueda llevar a cabo», continuó.

Ahí fue cuando Denise Dumas, quien estaba presente y es muy amiga de Laurencio, no pudo evitar las lágrimas: «No podía faltar. Arranqué a los 18, 19 años desfilando para él. Y a mí me pasa algo. Si Laurencio no está, no sé quién me vestiría. Me conoce el cuerpo de memoria. Soy muy mala alumna, no me pruebo nunca nada, pero nunca le erró a un vestido», cerró, en medio del clima de emoción que se vivió en el estudio.

4D Producciones

Estado del Tránsito